29/8/08

¿Amor?

¿Por qué nos enamoramos de una determinada persona y no de otra? Innumerables investigaciones psicológicas demuestran lo decisivo de los recuerdos infantiles -conscientes e inconscientes-. La llamada teoría de la correspondencia puede resumirse en la frase: "cada cual busca la pareja que cree merecer".

La química del amor es una expresión acertada. En la cascada de reacciones emocionales hay electricidad (descargas neuronales) y hay química (hormonas y otras sustancias que participan). Ellas son las que hacen que una pasión amorosa descontrole nuestra vida y ellas son las que explican buena parte de los signos del enamoramiento.

Cuando encontramos a la persona deseada se dispara la señal de alarma, nuestro organismo entra entonces en ebullición. A través del sistema nervioso el hipotálamo envía mensajes a las diferentes glándulas del cuerpo ordenando a las glándulas suprarrenales que aumenten inmediatamente la producción de adrenalina y noradrenalina (neurotransmisores que comunican entre sí a las células nerviosas).

Hace apenas 13 años que se planteó el estudio del amor como un proceso bioquímico que se inicia en la corteza cerebral, pasa a las neuronas y de allí al sistema endocrino, dando lugar a respuestas fisiológicas intensas.

El verdadero enamoramiento parece ser que sobreviene cuando se produce en el cerebro la FENILETILAMINA, compuesto orgánico de la familia de las anfetaminas.

Su actividad perdura de 2 a 3 años, incluso a veces más, pero al final la atracción bioquímica decae. La fase de atracción no dura para siempre. La pareja, entonces, se encuentra ante una dicotomía: separarse o habituarse a manifestaciones más tibias de amor -compañerismo, afecto y tolerancia-.

Para conservar la pareja es necesario buscar mecanismos socioculturales (grata convivencia, costumbre, intereses mutuos, etc.), hemos de luchar por que el proceso deje de ser solo químico. Si no se han establecido ligazones de intereses comunes y empatía, la pareja, tras la bajada de FENILETILAMINA, se sentirá cada vez menos enamorada y por ahí llegará la insatisfacción, la frustración, separación e incluso el odio.

Espero que una vez leído este artículo no le digáis a vuestra pareja después de hacer el amor: "he tenido una sensación sumamente agradable producto del aumento de testosterona y la disminución consiguiente de serotonina"


Ahí lo dejo, por si a alguien le interesa.

11 comentarios:

Victor BA dijo...

vaya texto feo y mira que me gusta la biologia

maria dijo...

y esas alarmas se disparan cuando te gusta el olor de la persona XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

lo decian en un documentalXDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Danono dijo...

el olor de una camiseta sudada y cerrada despues de 3 dias, no xDD

Victor BA dijo...

como cierras una camiseta?

Danono dijo...

encerrandola en algo, la camiseta puede ser dicha, cerrada.

maria dijo...

en un bote ¬¬

Ellohir dijo...

El amor es de débiles.

Ellohir dijo...

(Tenía que decirlo)

Danono dijo...

Cansao eres con el debilismo.

Ellohir dijo...

Voy por modas. Espera a ver qué es lo siguiente que se me pega.

Anónimo dijo...

gracias a Dios por intiresny